2 de mayo de 2018

Como ayudar a salvar a las abejas


¿Qué puedes hacer tú para ayudar?

Ayudar a las abejas no sólo es cosa de gobiernos, grandes organizaciones y apicultores, es algo en lo que todos podemos ayudar.

Cada persona puede aportar su granito de arena para paliar la progresiva desaparición de un insecto tan importante en la cadena alimenticia y, al que debemos estar eternamente agradecidos

En vista de la importancia que tienen las abejas para el ser humano y de las amenazas reales  palpables que ponen en peligro su supervivencia, los que habitamos este planeta debemos reaccionar antes de que sea demasiado tarde. Aunque sólo sea por tener un gesto de agradecimiento hacia unos insectos que nos han dado  tanto, no podemos permanecer impasibles.

Entonces, ¿cómo ayudar a las abejas a título individual? Hay una serie de acciones que son fundamentales para poner nuestro granito en la lucha por la supervivencia de estos insectos. Aquí van algunas de ellas:

Poner plantas autóctonas y amigables con las abejas

Cualquiera que tenga un pequeño jardín, un patio o una terraza en su domicilio puede realizar una pequeña acción que significa mucho para las abejas: poner flores que las atraigan y así cuenten con una dieta variada y equilibrada. Lo ideal es contar con varios tipos de plantas porque así será más beneficioso para estos insectos. Rosales,  geranios o trébol entre otros,son muy bien recibidos por las abejas. Los que posean una superficie de terreno que permita plantar frutales, el naranjo, mandarino, limonero, cerezo etc, son también unas especies muy queridas por las abejas como también lo son vegetales como el pimiento y el calabacín.

Comprar miel de apicultores locales

Tanto para favorecer la producción de miel de calidad y pura como para ayudar a salvar a las abejas, adquiere los productos de la colmena a apicultores de la zona. De esta manera estos profesionales podrán mantener su actividad y propiciar que las abejas realicen su labor.


Evitar el uso de insecticidas
Aunque los insecticidas que están haciendo un mayor daño a las abejas son los que se usan para proteger grandes cultivos de plagas, una persona a título individual también puede ayudar en este aspecto. Evitar el empleo de insecticidas en los jardines particulares, usando otros métodos alternativos.

Evitemos el abuso de los químicos, venenos, etc. para ayudar a nuestras abejas a sobrevivir y no perdernos de estos magníficos y hermosos animalitos que  ayudan a la naturaleza y al hombre.



25 de marzo de 2018

Nueva cosecha de naranjas ecológicas

Buenas a todos de nuevo, hoy dando un paseo por nuestro huerto de naranjas ecológicas hemos sacado unas fotografías para que podáis ver como empiezan a formarse nuestras naranjas ecológicas.
Comenzaremos la nueva recolección a partir de principios de noviembre con nuestras primeras naranjas ecológicas de la variedad navelinas.
Espero que os gusten y que podáis volver a disfrutar del sabor de nuestras naranjas ecológicas cultivadas de forma tradicional y respetando el medio ambiente.









16 de marzo de 2018

¿Qué fruta esta de temporada?


Seguramente has escuchado muchísimas veces el dicho: “comer a diario una pieza de naranja ecológica es cosa sana”, pero, ¿cómo sabemos si la naranja nos está dando vitaminas o simplemente nos está llenando de químicos? Es súper importante conocer qué fruta está en temporada porque esto significa que es la más nutritiva... ¡y barata
Te dejamos una lista de las frutas de temporada de cada mes, que te va a interesar:
Enero
Fresa, guayaba, limón, mandarina, melón, naranja, papaya, piña, plátano, tamarindo, toronja, lima y manzana.
Febrero
Fresa, guayaba, limón, mandarina, melón, naranja, papaya, piña, plátano, tamarindo, toronja, guanábana y manzana.
Marzo
Fresa, limón, mango, melón, naranja, papaya, piña, plátano, sandía, tamarindo, toronja, guanábana y manzana.
Abril
Fresa, guanábana, limón, mango, melón, naranja, papaya, piña, plátano, sandía, toronja y tamarindo.
Mayo
Limón, mango, melón, papaya, pera, piña, plátano y sandía.
Junio
Limón, mango, melón, papaya, pera, piña, plátano y sandía.
Julio
Limón, mango, melón, papaya, pera, piña, plátano, sandía y tuna.
Agosto
Guayaba, limón, mango, melón, papaya, pera, plátano, sandía y tuna.
Septiembre
Guayaba, lima, limón, mango, melón, papaya, pera, plátano, sandía, toronja y tuna.
Octubre
Guayaba, lima, limón, mandarina, naranja, papaya, pera, plátano, toronja y manzana.
Noviembre
Guayaba, lima, limón, mandarina, naranja, plátano, toronja y manzana.
Diciembre
Fresa, guayaba, lima, limón, mandarina, naranja, papaya, pera, piña, plátano, tamarindo, toronja y manzana.



3 de marzo de 2018

Principales diferencias entre la naranja entera y en forma de zumo


Ingerimos más cantidad de alimento en forma de zumo que entero
Es evidente que la cantidad que ingerimos al tomar fruta entera al natural o en zumo no es la misma, porque para prepararnos un vaso de zumo necesitaremos al menos 2 piezas de fruta (y en ocasiones es posible que nos quedemos cortos).
En el caso particular del zumo de naranja, debemos tener en cuenta que una naranja mediana pesa alrededor de 200 gramos, de los cuales 50 forman parte de la cáscara. Es decir, de esos 200 gramos en realidad comestibles son solo 150 gramos. Sin embargo, para obtener un vaso de zumo de 250 mililitros necesitaremos al menos 2 naranjas y media.
Por tanto, al tomarnos la fruta en forma de zumo estaremos ingiriendo más alimento, pero especialmente en forma de azúcares y con una menor cantidad de fibra que si las consumiéramos enteras.
Menos cantidad de fibra y por tanto menos poder saciante
La mayor parte de la fibra que encontramos en una pieza de fruta la localizamos principalmente en su piel y en su pulpa. En el caso particular de la naranja, encontramos además parte de esta fibra en la delgada piel blanca que hay entre la cáscara y la pulpa. Sin embargo, cuando la preparamos en forma de zumo es evidente que la pulpa y la mayor parte de esa piel blanca se retira, y no se consume.
Por tanto, el zumo de naranja pierde la mayor parte de la fibra que nos aporta la naranja entera. De hecho, si una naranja fresca y natural nos aporta alrededor de 2,4 gramos de fibra por cada 100 gramos, cuando la tomamos en forma de zumo apenas nos brinda 0,1 gramos. Y si, además, tendemos a colar el jugo de naranja el resultado es aún peor: prácticamente no tendrá fibra, siendo eliminada por completo.
Esto se traduce no solo en que prácticamente no consumiremos fibra, sino que el poder saciante del zumo de naranja ecologica es muchísimo menor que si la consumiéramos entera. Por tanto, no nos ayudará a saciarnos ni retrasará nuestro apetito, por lo que terminaremos por comer más alimento.
Mayor absorción de azúcares
Hace algún tiempo la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) aconsejaba tomar la fruta entera y de forma natural, reduciendo el consumo de zumos de frutas, especialmente entre los niños.
El motivo es bastante simple: la fibra que encontramos en una pieza de fruta entera ayuda a que los azúcares presentes en ella se absorban de forma más lenta. Sin embargo, cuando optamos por un vaso de zumo de fruta, sus azúcares terminan absorbiéndose más rápido.
Los efectos son también bastante evidentes, ya que el zumo tendrá un menor poder saciante, y además, causará un aumento brusco de los niveles de glucosa en sangre. Por ello los zumos de fruta, envasados o naturales, están muy relacionados con el incremento de sobrepeso y obesidad que está sufriendo nuestra población hoy en día.
Teniendo todo lo indicado en cuenta, la conclusión es más que evidente: desechar nuestro zumo de naranja ecológicas del desayuno y sustituirlo por el consumo de naranjas enteras. Son igual de deliciosas, más nutritivas y sobre todo muchísimo más saludables.